U03

LA CIUDAD MEDIEVAL

En esta unidad nos vamos a preguntar las siguientes cuestiones básicas:

¿Por qué aumenta la población y crecen las ciudades a partir del siglo XIII?

¿Cómo era una ciudad medieval y cómo era su economía?

¿Cómo estaba compuesta la sociedad urbana?

¿Cómo fueron los reyes consolidando su poder?

¿Cómo fue la crisis del siglo XIV?

¿Cuáles son las características del arte gótico?

1. POBLACIÓN Y CIUDADES EN EL SIGLO XIII.

Durante el siglo XIII se producen ciertas mejoras técnicas que van a hacer posible una mayor producción de alimentos. Estos avances son, sobre todo, dos: la rotación trienal de cultivos, que deja en descanso o barbecho sólo un tercio de la tierra disponible y el arado normando que hace un surco más profundo y asegura una mayor supervivencia de las semillas y una mayor cantidad de frutos. En general, se puede hablar de una agricultura mucho más productiva.

https://geohistoria2alhaken.files.wordpress.com/2012/10/rotaciontrienal.jpg?w=300

Mejoras técnicas en la agricultura

Mejoras técnicas en la agricultura

Esta mayor producción agrícola, unida a una mayor estabilidad política, con reinos más poderosos y ausencia de nuevas invasiones, hace que la población aumente en Europa. Los excedentes agrícolas permiten, además, que parte de la población marche a las ciudades de nuevo, donde se concentran mercados y ferias con productos de las zonas rurales.

2. LA CIUDAD MEDIEVAL.

La ciudad que floreció en la Alta Edad Media, o burgo, como se la conocía, se hallaba, normalmente, en una encrucijada de caminos, en el valle de un río o en un puerto costero. Atrajeron el comercio de los excedentes agrícolas y concentraron una población más diversa que la del mundo rural. En sus murallas, habitaban artesanos, mercaderes, prestamistas, pequeños comerciantes…

Las ciudades medievales estaban rodeadas de murallas que la protegían de posibles conflictos bélicos. Se edificaba en el interior del recinto amurallado, haciendo que el plano de la ciudad fuera muy irregular.  Los edificios más importantes se situaban en el centro , generlamente en torno a una plaza. La catedral, el ayuntamiento, la lonja comercial o el mercado se situaban allí.

La ciudad estaba organizada por los espacios religiosos, iglesias y conventos, pero también por los oficios artesanos, que solían encontrarse en la misma calle o barrio (lo que aún se puede reconocer en el callejero moderno).  En muchas ciudades de Europa, se reservaban barrios para minorías religiosas como las juderías o las morerías en España.

Las calles eran estrechas e irregulares, mal pavimentadas. Los incendios eran muy frecuentes  debido a la cercanía de las casas y al uso de la madera ( es muy conocido el gran incendio de Londres, aunque sea de época posterior). La falta de alcantarillado y de higiene urbana facilitaba la expansión de enfermedades y plagas.

Esquema de una ciudad medieval

Esquema de una ciudad medieval

3. LA SOCIEDAD URBANA MEDIEVAL.

La sociedad de la ciudad de la Edad Media se fue haciendo cada vez más variada. Mercaderes, artesanos, pequeños comerciantes, prestamistas y banqueros, eclesiásticos de diferentes rangos, o nobles de diversa categoría convivían además con minorías religiosas como judíos  (o moriscos en España) y a muchos excluidos de la sociedad de la época, como mendigos o prostitutas.

El gran cambio que se produce a fines de la Edad Media es la mayor importancia del dinero y su uso, especialmente en la sociedad urbana. Los poseedores de ese dinero son, sobre todo, los miembros de la burguesía. Originalmente, burgués significa el que habita en la ciudad, aunque el término fue cambiando hasta equipararse con la clase media urbana. En la sociedad urbana medieval distinguimos entre alta burguesía (banqueros, grandes comerciantes…) y pequeña burguesía (artesanos, pequeños comerciantes).

Las ciudades europeas medievales se gobernaron de diversas maneras. Originalmente existió una cierta forma de gobierno asambleario y comunal que persistió en algunas ciudades, pero, en su mayoría, fueron elegidos alcaldes y concejales (o burgomaestres y magistrados  u otras denominaciones) y el ayuntamiento se convirtió en el lugar central de la ciudad. Generalmente, en las ciudades estos cargos los detentaban los miembros de las clases altas de la ciudad, que controlaron el poder durante toda la Edad Media y Moderna.

En muchas ciudades europeas, como las italianas o las de Flandes, se produjo un florecimiento cultural debido al interés de las clases altas por la cultura. Los mecenas pagaban obras de arte para su gloria personal o familiar. Este interés por la cultura y el saber también se refleja en la creación de Universidades como Bolonia (Italia), París-Sorbona, Oxford y Cambridge o Salamanca, entre otras.

4. LA ECONOMÍA URBANA MEDIEVAL Y LOS GREMIOS.

A partir del siglo XII y XIII el comercio europeo se recuperó enormemente y se consolidaron una serie de rutas comerciales terrestres que unían el norte y el sur y  marítimas que unían el Mediterráneo con el Atlántico, el Mar del Norte y el Báltico.

En algunas ciudades europeas como Lyon o Medina del Campo se convirtieron en centros comerciales internacionales. En las ciudades se celebraban días de mercado con los productos de la zona y ferias o mercados extraordinarios que atraían gentes y productos de lugares más lejanos. En Europa, Flandes y el norte de Italia se convirtieron en centros comerciales con un gran desarrollo económico y financiero.

Las ferias medievales

Las ferias medievales

Puertos como Marsella, Venecia, Génova, Ragusa, Valencia o Barcelona comerciaban con Oriente a través de los bizantinos, importando productos de lujo como las seda y las especias. El Atlántico vivió un flujo constante de productos básicos (madera, vinos, lana…) cuyo cenro fueron las ciudades de los Países Bajos. En el Báltico se organizó la Hansa, asociación de mercaderes de las ciudades costeras, que fue la mayor organización comercial de la Edad Media.

En las ciudades los artesanos se agruparon en gremios, o agrupaciones por oficios (tejerdores, herreros, plateros…). Los artesanos solían vivir en una misma calle o barrio y trabajar y vivir en talleres. El gremio o síndico fijaba la cantidad de producción y los precios y era muy rígido en su cumplimiento.  Tenía una estructura sencilla y jerárquica, tras unos años de aprendiz, se pasaba a desempeñar el trabajo como oficial y finalmente como maestro artesano con su propio taller.

La sociedad urbana medieval

La sociedad urbana medieval

5. LA CONSOLIDACIÓN DE LAS MONARQUÍAS EUROPEAS.

El poder de las monarquías resurgió tras el fin de las invasiones. Los reyes, muy débiles y fáciles de derrocar, van a empezar a apoyarse en las ciudades y la burguesía para consolidar su poder. Ciudades, caminos, puertos… estaban bajo la jurisdicción real. Otorgando libertad a las ciudades y fomentando sus ferias y mercados a cambio de impuestos, los monarcas pudieron aumentar su poder económico y empezar a construir burocracia y ejércitos propios.

Los reyes organizaron cortes, asambleas o parlamentos para escuchar la voz de sus súbditos y pedirles impuestos. En ellos estaban representados la nobleza, el clero y la burguesía de las ciudades, en la que el rey se apoyaba en gran medida. En algunos reinos, la burguesía tuvo más fuerza y representación como en Aragón o Inglaterra, donde, incluso, se llegó a redactar la Carta Magna, una especie de constitución o ley fundamental de Inglaterra, que limitaba el poder del rey, pero daba ciertos derechos jurídicos a todos los ingleses y un papel a los burgueses (Comunes).

En el mapa europeo se consolidaron algunos reinos que despuntaron por el poder de la monarquía, como Francia e Inglaterra, que se enfrentaran por un problema sucesorio al trono de Francia en la Guerra de los Cien Años. Esta guerra es la primera entre estados en la Edad Media y no entre nobles y signficó la consolidación definitiva de ambas monarquías. Otros monarcas fueron adquiriendo progresivamente más poder como el de Castilla o Portugal.  Los reyes tuvieron que enfrentarse a otros dos grandes poderes medievales, el Papa, y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (que era una especie de sucesor del Imperio Romano), que fueron quedando reducidos a simples poderes teóricos y morales.

6.LA CRISIS DE LOS SIGLOS XIV Y XV.

La prosperidad alcanzada con el siglo XIII se va a truncar por diferentes razones en el siglo XIV. Al parecer, hay signos de un cierto cambio climático en este período (enfriamiento global) que repercutió en malas cosechas y, por consiguiente, en hambrunas generalizadas. Al tiempo se volvieron a producir luchas nobilliarias entre señores feudales que lanzaron a algunas poblaciones a los bosques y al saqueo. Justo en este momento irrumpe desde Oriente y por el Mediterráneo la Peste Negra, que asoló Europa y que redujo la población, al parecer, en un tercio. La pérdida de población hizo descender la recaudación de impuestos de los señores y monarcas que elevaron los impuestos, abusando de sus prerrogativas feudales e imponiendo algunos nuevos. Las revueltas campesinas antinobiliarias se extendieron por toda Europa.

La extensión de la crisis a las ciudades llevó a la ruina a artesanos y comerciantes. Las revueltas populares derivaron en ocasiones en asaltos a las juderías, culpando a los judíos de la miseria e incluso de la difusión de la peste. El antisemitismo fue fomentado por la Iglesia, pero los monarcas, acudieron en general en  auxilio de las minorías judías.

https://geohistoria2alhaken.files.wordpress.com/2012/10/528px-bubonic_plague-es-svg.png?w=264

7. EL ARTE GÓTICO.

El arte gótico se desarrolla a partir del siglo XII en Francia y en el siglo XIII se extiende por Europa Occidental, especialmente por España, Inglaterra, Alemania y el norte de Italia. El término “gótico” es un término peyorativo acuñado por los hombres del Renacimiento, que identifica este estilo con los bárbaros, con los godos, frente al esplendor renacentista. Posteriormente, en el siglo XIX especialmente se revalorizó.

El gótico se desarrolla al tiempo que las ciudades vuelven a crecer y la economía se recupera. La Iglesia va a construir grandes catedrales en las urbes europeas. La catedral es el edificio por excelencia del arte gótico. La burguesía de las ciudades construirá ayuntamientos, lonjas para el comercio, atarazanas para construir barcos y universidades.

Es un arte religioso fundamentalmente, pero no exclusivamente. El gótico mira al cielo, como sus catedrales, a veces, pidiendo respuestas o ayuda como en la época de la peste negra (siglo XIV). Pero también humaniza a las figuras religiosas con una sonrisa y representa temas urbanos.

LA ARQUITECTURA GÓTICA.

La arquitectura gótica se preocupa por los espacios amplios, altos y luminosos. Para ello el muro se hace casi inexistente, frente a los grandes vanos ocupados por vidrieras. La luz llena el espacio abandonando la oscuridad románica. La verticalidad sustituye a la horizontalidad.

Los elementos más característicos de la arquitectura gótica son:

1. El arco apuntado u ojival, que es una suma de dos segmentos de circunferencia que se cruzan formando un ángulo. Es más ligero y permite mayor altura.

2. La bóveda de crucería, que constituye el cruce de dos arcos apuntados sustentados en cuatro pilares o columnas.

3. El uso de contrafuertes separados del muro en el exterior unidos por arbotantes que reforzaban la estructura y que permitían abrir grandes ventanales con vidrieras multicolor.

4. El uso de pináculos y flechas para rematar los contrafuertes  que proporcionaban mayor esbeltez y verticalidad y la presencia de gárgolas.

5. Las portadas muy decoradas con un rosetón con vidrieras en el centro.

Esquema de una catedral gótica

LA ESCULTURA GÓTICA.

Poco a poco, la escultura se fue haciendo un arte independiente y las figuras se humanizaron, perdiendo ese halo de majestad y distancia del románico. Aún así, la escultura ocupó el lugar que la arquitectura le dejaba como decoración, sobre todo en las fachadas de iglesias y catedrales.

También aparecieron nuevas formas exentas, independientes, como el retablo, en madera, y el sepulcro, en piedra, donde las figuras se hacían cercanas al espectador y comprensibles.

Los temas siguieron siendo religiosos pero la realeza, la nobleza encargaron sus propias representaciones.

Cada vez más fue convirtiéndose en un arte más realista, expresivo y dinámico (movimiento), reflejando el volumen que ocupaba la figura en el espacio. Las figuras se miran en una especie de conversación que incluye la sonrisa y otros gestos.

Portada de la Catedral de Reims

LA PINTURA GÓTICA.

La pintura ocupó menos espacio que en el románico en las catedrales, por la presencia de las enormes vidrieras que cubrían las ventanas. Sin embargo, éstas mismas vidrieras se pintaban.

La pintura sobre madera alcanzó un gran desarrollo, especialmente en los retablos. Sus temas eran religiosos, describiendo las vidas de Jesús, la Virgen y los santos.. Poco a poco se fue alcanzando mayor naturalidad y más realismo. Al igual que en la escultura, se buscaba más expresividad a través de los gestos. Las figuras tenían tamaños más reales y proporcionales.

En Flandes, reapareció la pintura al óleo, que permitía más realidad y detalle.

El Jardín de las Delicias. El Bosco.

Mira las presentaciones del blog Enseñ-arte para reconocer los elementos básicos de este estilo artístico.

One thought on “U03

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s